La historia de Recipharm

La historia de Recipharm comenzó en 1995. Una de las fábricas de comprimidos de la empresa Pharmacia situada en Årsta, al sur de Estocolmo, estaba destinada al cierre a causa de una decisión de externalizar la producción de comprimidos a Italia. Thomas Eldered, jefe de producción en la planta, y Lars Backsell, jefe de la división de cuidados personales de Pharmacia, vieron el potencial de la planta y orquestaron una compra de la empresa por sus directivos. Cuando Recip (el nombre por el que se conocía entonces) se formó, contaba con 140 empleados, un beneficio de 220 millones de coronas suecas y productos propios que contaban con Apoteket como cliente principal.

El carácter extrovertido de Backsell, claramente orientado hacia el mercado, y el perfil analítico y algo más reservado de Eldered, formaron una pareja de copropietarios algo extraña, pero de éxito, ya que se complementaban mutuamente en cuanto a personalidad y experiencia. Tuvieron éxito al conseguir que el personal se pusiera de su parte y rápidamente crearon una sólida cultura comercial. Tanto la dirección como el personal estaban muy involucrados y firmemente dedicados a crear una empresa completa, y así creció un fuerte espíritu emprendedor. Comenzó a realizarse un exhaustivo trabajo medioambiental, lo que proporcionó una fuerte ventaja competitiva a la empresa. El perfil medioambiental de la empresa sigue siendo un importante elemento de Recipharm.

Entre 1998 y 2004, se adquirieron tres plantas más en Suecia para la fabricación de varios preparados y, en 2001, la marca Recipharm estaba lista para su externalización. Un año después, las plantas se reorganizaron en dos filiales separadas. En 2007, se tomó la decisión de concentrarse en la externalización y los productos propios se liquidaron, con lo que el grupo adoptó el nombre de Recipharm. Como fabricantes contratistas, los clientes de Recipharm son empresas farmacéuticas que emplazan la producción de sus productos fuera de sus operaciones propias.

El año 2007 también vio la adquisición de la primera fábrica fuera de Suecia, en Monts (Francia). A esta adquisición le siguieron otras entre los años 2007-2010 en Inglaterra, Francia, Suiza, Alemania, Suecia y España. Algunas de estas adquisiciones comprendieron plantas bajo la amenaza de cierre y esto ha hecho que, desde el principio, el personal de la nueva empresa tuviera una actitud positiva. En muchos casos, se invirtieron grandes recursos en las nuevas plantas para obtener las certificaciones de calidad, medio ambiente y entorno de trabajo. La estrategia del grupo es que sus filiales sean autónomas. Asimismo, se hacen esfuerzos deliberados para intentar mantener el carácter local.